CONSEJOS1

#1 INVÉNTATE UNA HISTORIA

Una de las formas más efectivas para estimular y activar la imaginación de tu pequeño imaginauta es leyéndole todos los días. En La Máquina de Aventuras, nos gusta hacerlo por las noches. Pero, ¿qué tal si en lugar de leerle su libro favorito, te inventas una historia usando tu imaginación?
Cualquier historia cuenta. Puede ser de dinosaurios, de piratas, de piratas combatiendo dinosaurios o el cuento de una princesa hermosa que tiene de mascota a un dinosaurio T-Rex. Escoge un mundo o un universo y coloca a sus personajes en ellos. ¡Es divertido! Es más, hasta puedes hacer partícipe a tu imaginauta invitándolo a que aporte a la historia. Tú narras algo, después tu hijo, después tú y así sucesivamente.
Los temas son infinitos al igual que los caminos que puede tener tu súper historia. Así que no hay excusas para no salirte de la rutina y pensar en cosas locas. Por ejemplo, en el audiocuento La Máquina de Aventuras, Max y Rexi viajan por el espacio y se topan con un cinturón de Astegloides.
Podrías decir, “pero yo no soy creativo, yo soy un contador, trabajo con números”. La verdad todo el mundo puede imaginar, ¡incluso tú! No te dé miedo intentarlo, dale, házlo esta noche y verás a tu hijo brillar de la emoción. Estimular la imaginación de un niño es lo mejor que puedes hacer para el buen desarrollo de sus capacidades de invención, creatividad y en su iniciativa para generar ideas, proyectos y cosas que te sorprenderán.
El único problema que puedes encontrar al estimular la imaginación de tu peque Imaginauta, ¡es que no quiera dormirse después! 🙂